Tendencias
Home » Patrimonio » Patrimonio Inmueble » La Casa de don Nicolas Rebaza, Patrimonio a punto de desplomarse

La Casa de don Nicolas Rebaza, Patrimonio a punto de desplomarse

Por: Guillermo Rebaza Jara

Las lluvias y los huaicos han dejado una estela de dolor y desolación en grandes sectores de la población, y también daños irreversibles en el patrimonio monumental de Trujillo. La casona del jirón San Martín 465, es acaso una de las más afectadas. Construida a inicios de la República, el primer propietario fue don Clemente Gonzáles, luego, aproximadamente en 1842, pasó a manos de don Nicolás Rebaza y en las últimas décadas del siglo pasado, casi cien años después de su muerte, oh sorpresa, es una más de las tantas propiedades que tiene en el Centro Histórico la conocida familia Sánchez.
En su testamento, Nicolás Rebaza refiere que pudo adquirir ese inmueble gracias a la generosidad de su amigo y compadre, el general Juan Manuel Iturregui, quien pagó el precio convenido directamente al señor Gonzáles, e hizo extender la escritura a favor del doctor Rebaza con palabras que, gracias a su prodigiosa memoria, evoca en su testamento:

«No se mueva Ud. de la casa que ya es suya, y Ud. me pagará lo que he dado por ella como pueda, haciendo economías de sus sueldos, pues es Ud. juicioso y honrado».

Tras su muerte, en 1897, la casona quedó en manos de su hija, Rosario Rebaza, y en el siglo XX fue ocupada por diversas familias. Allá por los ochenta del siglo pasado, se sabe que ocho grupos familiares vivían allí, la mayoría (o todos) al parecer en condición de ocupantes precarios. En los últimos años, sin embargo, éstos cada vez fueron menos, y hace unos días, tras las recientes lluvias y con buena parte de esta inmensa casona a punto de colapsar, la última familia que allí vivía la ha abandonado completamente. Según información de los Registros Públicos, las actuales propietarias son, entre otras, Sánchez Mariño, Mary Ann; Sánchez Príncipe, Azucena; Sánchez Príncipe, Flor Marina. ¿Cómo la adquirieron? Solo ellas lo saben.
El Estado ha reconocido el valor de este inmueble. Lo hizo mediante Resolución Suprema N° 505-74-ED, de 15 de octubre de 1974, en consideración a que allí vivió Nicolás Rebaza Cueto, periodista, abogado, soldado de la patria, historiador, magistrado, dos veces rector de la Universidad Nacional de Trujillo y dos veces diputado en el Parlamento Nacional. Y autor de una obra ya célebre: Anales del Departamento de La Libertad en la Guerra de la Independencia.
Hoy esta casona es un solar abandonado. Y no sólo eso. La fachada representa un peligro para cualquier transeúnte y de hecho sus estructuras internas amenazan con desplomarse y afectar gravemente inmuebles contiguos. Uno de los más vulnerables es el de la familia García Guerrero, cuyos propietarios –especialmente Marcela García– con enorme esfuerzo y cariño a Trujillo lo restauraron íntegramente y ahora funciona, con mucho éxito, el Centro Cultural Los Tallanes.
Es probable que debido al estado ruinoso de la casona Rebaza, haya que demolerla, para lo cual previamente se deberá liberar su condición de bien cultural. Y si la acaudalada familia que hoy luce como propietaria no manifiesta su interés por ella, el Estado podría expropiarlo para hacer allí un centro cultural o, por qué no, el ansiado museo de la independencia.
Se trata finalmente de reivindicar la memoria de tan ilustre intelectual huamachuquino.

Guillermo Rebaza Jara           Abogado y gestor cultural, ex funcionario del Ministerio de Cultura

 


Datos sobre José Nicolás Rebaza Cueto:

Foto de 1886. Biblioteca Nacional del Perú, Archivo Courret. Cortesía de Aladino Carbajal.

Nació en Huamachuco el 23 de diciembre de 1811 (tenía 9 años cuando se produjo la independencia de Trujillo). Estudió en el Colegio Seminario de San Carlos y San Marcelo de Trujillo y luego en la Universidad de Santo Tomás y Santa Rosa de Lima (hoy Universidad Nacional de Trujillo), graduándose como abogado en 1838. Fue secretario de la Prefectura del Departamento de La Libertad entre 1838-1845, lo cual le permitió tener acceso a documentos oficiales  sobre los asuntos políticos en la coyuntura de la independencia. Fundó los periódicos: La Abeja, El Liberal de Trujillo El Progreso.

En 1841 se enroló en el ejército para combatir al Coronel Manuel Angulo y 200 soldados que invadieron Piura, en un plan urdido por Andrés de Santa Cruz; por sus servicios, Rebaza fue ascendido a Coronel de Caballería. Fue elegido diputado por Huamachuco en dos periodos (1851-1853 y 1858-1864) y también presidente de la Corte Superior de Justicia de La Libertad entre 1858-1862. Fue uno de los redactores de la Constitución Política de 1860. Fue profesor del Colegio Nacional San Juan y catedrático y rector de la Universidad Nacional Trujillo. Durante la Guerra contra Chile, fue partidario de la política de Miguel Iglesias para firmar la paz, a consecuencia sus enemigos lo acusaron de traidor y saquearon su casa, perdiéndose documentación valiosísima.

A punto de morir, Nicolás Rebaza dejó un manuscrito que lo elevó a la inmortalidad, titulado Anales del Departamento de La Libertad en la Guerra de la Independencia, en la cual recogió testimonios orales y escritos de los personajes que vivieron en la época de la guerra contra los españoles, consignando varios datos importantes que no se encuentran en otra parte y gracias a él podemos comprender mejor dicho periodo. Murió en Trujillo el 30 de julio de 1897 y al siguiente año se publicó su obra, con prólogo de Ricardo Palma Soriano, su gran amigo.


Para saber más:

Anales del Departamento de La Libertad en la Guerra de la Independencia – Nicolás Rebaza

Cartas de Nicolás Rebaza a Ricardo Palma – Aladino Carbajal

Un comentario

  1. Marisa Tinta Salinas

    Me da pena se debería hacer algo para recuperar esta casona hermosa esta en manos del gobierno regional….pongase las pilas!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com