Tendencias
Home » Historia » Época Republicana » La rebelión de esclavos (Trujillo, 1 de febrero de 1851): Una fecha para recordar

La rebelión de esclavos (Trujillo, 1 de febrero de 1851): Una fecha para recordar

[sociallocker id=2575]

Desde el 2006, cada 4 de junio, se conmemora en el Perú el “Día de la Cultura Afroperuana” y, por ello, queremos a través de la presente realizar una remembranza de la presencia negra en territorio trujillano, recordando que hace 164 años se llevó a cabo en esta ciudad la rebelión de esclavos más grande registrada en la historia de la esclavitud del Perú.

La mañana del 1 de febrero de 1851, aproximadamente 350 esclavos de las haciendas del valle Chicama y Santa Catalina, se amotinaron con armas en mano en el pórtico del Dean Saavedra —ubicado entre las Portadas de Mansiche y Miraflores— con el objetivo de ingresar a la ciudad de Trujillo.  Una vez dentro, pasaron a sublevar a los negros de las casas para pasar luego a liberar a los presos de la cárcel y, posteriormente, invadir el cuartel para obtener munición y ropa. Con todo lo conseguido se ubicaron en la plaza pública —frente a la Prefectura— y a una sola voz todos gritaron: ¡VIVA LA LIBERTAD! ¡VIVA SAN MARTÍN! ¡VIVA DOMINGO ELÍAS!

Los esclavos sublevados fueron dirigidos curiosamente por un grupo de negros libres: Valentín Baca y Gregorio Tejada y Olaya, capitanes de los sublevados; Julián Uriarte, comandante; Domingo Aldaya, sargento; José Benito Guzmán, tocó el clarín; Mariano Flores, condujo a los sublevados a sacar una bandera de la Intendencia; Manuel Roldan, tocó la trompeta; José del Carmen Morales y Manuel Escobar, asaltaron el correo.

Frente a esta situación, las autoridades y vecinos, formaron una comisión conformada por Juan Manuel Iturregui, Juan Manuel González, Pedro Madalengoytia, José Benedicto Torres y Modesto Blanco. Ellos les otorgaron a cada esclavo las supuestas cartas de libertad que solicitaban; y, además un peso a cada uno; dinero que fue donado por el doctor Alfonso González Pinillos.

Los esclavos marcharon con sus cartas de libertad hacia el gramadal de Mansiche. Allí, Valentin Baca, quien sabía leer, se percató del engaño: las cartas de libertad eran falsas. Los esclavos enervados regresaron nuevamente a la plaza pública. Y empezaría todo de nuevo:

La ciudad de Trujillo era un verdadero campo de  Agramante, habia lo que se llama cierrapuertas, mas dicho revolucion!!Los vecinos iban y venían por un lado y otro, sin saber donde parar, el comercio cerraba las tiendas, las casas corrian los cerrojos, las pulperías á media puerta, las escuelas echaban fuera los muchachos, el cabildo quitaba su bandera, los escribanos ponían llave á sus oficios, los vocales de la corte se ocultaban, la guardia de la cárcel corria á su cuartel, el teniente Florindez galopaba las calles y en la plaza habia tiros y fogonazos (Fernando Casós 1874 :223-224).

La comisión encargada de reprimir la rebelión organizó junto a los vecinos subir a los techos de sus casas para que con las armas proveídas de los almacenes Hoyle y Cox lanzaran fuego sobre los esclavos. Ante la sorpresa, los esclavos amedrantados, emprendieron marcha hacia la portada de Moche. La mayoría de ellos fueron capturados; otros lograron fugar; y algunos murieron en pie de lucha.

Pese a que los esclavos no consiguieron su libertad, pusieron en agenda, bajo la modalidad de un debate jurídico-filosófico, de que era el momento de ponerle fin a la esclavitud en el Perú. Se sumó a ello, el desarrollo de la importación de chinos culíes a la costa norte del país; cuya mano de obra venía a reemplazar a la esclava.

En el plano local, la rebelión, produjo e impulsó en el doctor Alfonso González Pinillos otorgar en 1852 Cartas de libertad a sus 136 esclavos. Este acto humanitario representó una abolición gradual de la esclavitud en el Perú. El efecto colateral de la rebelión fue el aumento de la criminalidad y represión en Trujillo. En este sentido, por los motivos expuestos, nuestro propósito es incorporar la rebelión de esclavos en el discurso histórico nacional como un hecho que contribuyó al proceso de desintegración del sistema de la esclavitud en el Perú.

[cite] [/sociallocker]

Autor: Victoria Diéguez Deza

Un comentario

  1. Gracias por publicar este articulo, es importante que los trujillanos conozcamos los nombres de estos personajes célebres y les rindamos honores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com